26 octubre 2006

LA CONFIANZA

Estoy mal, muy mal.
No hay peor traición que la de la confianza de un amigo.
Una persona en la que ponia mi vida y la de mi hijo en sus manos.
Y que me haya hecho lo que me hizo y de la forma en que lo hizo me dolio aun mas.
El hecho o acto en si no me dolio. Me dolio que sea él el que realizara eso.
Lo perdone, es verdad.
Pero como voy a volver a confiar en alguien que violo mi confianza (y no encuentro una palabra mejor) sabiendo todo sobre mi vida (o por lo menos la mayor parte de ella).
El es el tutor de mi hijo en caso de que yo muera antes. Asi lo habia establecido.
No se que hacer, es mi mejor amigo, una de las personas a quien mas quiero en esta vida. Pero me defraudo. Por segunda vez en esta semana me hizo llorar. Y por segunda vez en 6 meses destrozo mi mente.
Tendria que alejarme para siempre de él. Pero hay tantas otras cosas que nos mantienen unidos que no puedo.
No se que hacer.
Hoy estoy mal, muy mal.

2 comentarios:

Santiago dijo...

Cuando eso pasa, tal vez lo mejor es volver al principio. Repasar. Buscar. Pensar en esa gente que siempre estuvo ahí y por eso mismo, no nos dimos cuenta.
Gente que nos hace bien. Gente que nos dice con crudeza lo que nos tiene que decir, pero sabe hacerlo. Que crudeza no es para nada lo mismo que crueldad. Mirá alrededor tuyo. Esa gente seguro que está. A veces sucede que alguien, ante nuestra indiferencia, se fue yendo de a poquito. Estos momentos son ideales para hacer memoria y recordarlos,caer en la cuenta de que los necesitamos.
espero que te sirvan estas palabras.
Un abrazo.

CARO dijo...

Gracias, me sirven y mucho tus palabras.
La historia no es facil, sobre todo cuando empiezo a pensar en esa gente que vos decis, y es la persona a la que me refiero en el post el primero que me viene a la mente.
Igual gracias por escuchar (o leer que es lo mismo)