13 diciembre 2006

NO SE SI LLORAR O NO

Nunca conte nada del marido de mi vieja.
Ya contare en su momento.
Pero lo primero que puedo decir es que es un reverendo hijo de puta.
Hoy fallecio el padre.
Era un muy buen tipo, con el que no comparti muchas cosas, pero que siempre me hacia reir.
Y siempre me hacia berenjenas en escabeche como a mi me gustaban, nada mas porque si.
Es el abuelo de mi hermano, y se que él lo va a sufrir mucho esta perdida.
Pero la dulce justicia poética (si es que algo asi existe) me devuelve la mano y lo hace sufrir a ese hijo de puta un poco.
Por culpa de él mi hermano y mi vieja se perdieron el primer cumple de mi hijo.
Por culpa de él tuve mis grandes quilombos.
Antonio fue un gran tipo, no podria decir que lo quise entrañablemente pero siempre me trato muy bien.
Pero me alegra ver al cara de dolor del hijo de puta de Daniel.
Igual no voy nada al velorio.
Me deprimiria demasiado.


Se que muchos me tildaran de hija de puta, pero no puedo con mi genio.

4 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

cada quien puede alegrarse de lo que quiere, y por lo que se del esposo de tu vieja, se merece muchas cosas en la vida (la preferida de la casa: un cancer de huevos, que no lo mate pero si que se los extirpen)

Roberto Sánchez dijo...

Que sufra entonces, por hijo de puta...Y no tiene nada que ver pero que ganas de comer berenjenas en escabeche

salud y buenos alimentos

Araña dijo...

nanananana...no es ser hija de puta no ir a un velatorio.. no tenés nadie a quien darle tu pésame.
Los velatorios ultimamente me deprimen y espero no tener que ir a uno en mucho tiempo..
Me parece una estupidez masoquista.. pero si en definitiva tenés a alquien para acompañar, vaya y pase..
yo te puedo hacer unas ricas berenjenas y te las mando por correo.
Un beso...

manoloki con fiaca dijo...

Mirá, cada uno es dueño de alegrarse por el motivo que sea. Seamos realistas, lo de poner la otra mejilla es para poca gente, entre la que no me incluyo.

Comprendo tu sentimiento Caro, A mi me pasa lo mismo con la gente que no me cae bien o que me debe alguna.